COVID-19: ¿Tratamiento?

Actualizado: hace 4 días

Las “fake news” y la saturación de las redes sociales parecen haber rebasado incluso a la cuenta oficial de fallecimientos por el COVID-19. En un afán protagónico, con evidentes tintes políticos, algunos jefes de Estado contribuyen a la desinformación y a impedir que sus ciudadanos comprendan las dimensiones de la pandemia y tomen las acciones necesarias para controlarla.


Tan perjudiciales son los comentarios de Donald Trump – en un inicio minimizando y ridiculizando el problema, mintiendo acerca de la capacidad de su país para realizar las pruebas diagnósticas y haciendo recomendaciones temerarias sobre los beneficios de ciertos medicamentos para curar la enfermedad – como el privilegiar a una economía raquítica por encima de la vida, la actitud de negación y el manejo "mágico" que AMLO ha hecho de la crisis.


La sociedad merece conocer la verdad y ajustar sus expectativas a la realidad, esa es la razón de este comunicado, para entender lo que se dice, y lo que no, sobre las opciones de tratamiento del COVID-19.


Researchers in France have tested hydroxychloroquine, an anti-malaria drug, against Covid-19. Gerard Julien/AFP via Getty Images

Contando al virus actual, son 7 los coronavirus que afectan al ser humano: cuatro de ellos son responsables de catarros comunes de aparición estacional, otro es el que generó la epidemia de SARS (Severe Acute Respiratory Syndrome) en 2002-3 y el último es el causante de MERS (Middle East Respiratory Syndrome), surgido en 2012 y persistente hasta hoy.


Son virus RNA (ácido ribonucleico), lo que tiene dos implicaciones: (a) su material genético es cambiante y puede mutar; y (b) no permanecen en el huésped para toda la vida y pueden no generar inmunidad duradera. Estas consideraciones son muy importantes para una posible vacuna.


Esta pandemia representa un evento inédito en la historia de la medicina, día a día estamos aprendiendo sobre su comportamiento, por lo que nadie puede predecir con certeza cómo va a evolucionar.

MEDICAMENTOS ANTIVIRALES

  • Hasta el momento las combinaciones de fármacos utilizados para otros trastornos virales no han reducido el periodo de convalecencia ni la severidad de las complicaciones.

MEDICAMENTOS CONTRA MALARIA Y PADECIMIENTOS REUMÁTICOS

  • Los pronunciamientos escandalosos de Donald Trump se sustentan en un puñado de estudios que no han sido validados por la comunidad médica.

  • Los primeros fueron realizados en China, y demuestran reducción del crecimiento del virus – en el laboratorio. Esta información no fue confirmada en la clínica con seres humanos.

  • El otro estudio, aun no publicado en la literatura, proviene de Marsella, Francia, e incluyó solamente a 25 enfermos. El experimento no contó con controles ni fue ciego (metodología de investigación científica que asegura que los involucrados no conozcan si están administrando o recibiendo el medicamento). Después de apenas 6 días la combinación de hidroxicloroquina con un antibiótico (azitromicina) redujo sustancialmente la carga viral en estas personas.

  • Esta información ha sido calificada como “prometedora”, pero de ninguna manera como absoluta y comprobada.


VACUNA

  • Los virus del SIDA y el SARS fueron aislados e identificados en 3 años y en 3 meses respectivamente, el del COVID-19 en dos semanas. En el caso del SARS la vacuna estuvo lista para la primera fase de experimentación tras 20 meses; el proyecto quedó trunco pues para ese momento la epidemia había desaparecido.

  • En un escenario muy optimista se anticipa que la vacuna contra el COVID-19 podría estar lista dentro de 12 a 18 meses, sin contar los procesos de producción masiva, comercialización y distribución; no obstante, hay obstáculos económicos y biológicos:

  1. Económicos: es un proyecto de miles de millones de dólares y en este momento las grandes farmacéuticas no están dispuestas a invertir pues no tienen certeza sobre la rentabilidad del negocio. Además, los costos finales del producto podrían ser prohibitivos para muchas naciones.

  2. Biológicos: por su potencial de mutación, la vacuna que se aplicara hoy no garantizaría cobertura para el siguiente año, tal como ocurre con la vacuna de influenza. Dado que en el 80% de los casos la enfermedad será leve y sin consecuencias, obliga a evaluar los posibles efectos adversos futuros de una vacuna versus cuidados generales.

  • Se está trabajando también en la generación de anticuerpos que conferirían una inmunidad directa, sin tener que hacerlo a través de una vacuna. En las próximas semanas sabremos si ésta será una opción viable.

AISLAMIENTO

  • Los virus son organismos vivos, que necesitan entrar a una célula viva para replicarse. Si no hay un huésped, o este fallece, en horas a días mueren.

  • Para el caso del COVID-19 su supervivencia en objetos y materiales inanimados es variable, el plástico y el acero favorecen su persistencia por hasta 3 días (y probablemente un poco más), mientras que el cobre lo mata de inmediato.

  • Tiene un periodo de incubación que oscila entre 12 y 14 días. Si después de 2 semanas la enfermedad no se manifestó, la inmensa mayoría de las personas no serán contagiosas (aunque se han descrito casos aislados de portadores asintomáticos).

  • La razón por la que la pandemia se ha extendido tanto es por su baja mortalidad. Si fuera tan elevada como ocurrió con el SARS y el MERS, ningún caso pasaría desapercibido. La población joven es la que se contagiará sin presentar malestares, por lo que se convierten en portadores y transmisores sin saberlo.

  • Es evidente que la información oficial es irreal y manipulada, por lo que no podemos confiar en ella. Lo más sano es asumir que ya estamos en una auténtica emergencia y que somos nosotros, la sociedad civil, quienes tenemos que enfrentarla.

  • En función de toda esta información queda claro que hasta hoy las formas más efectivas de reducir la propagación son el aislamiento y el fortalecimiento del sistema inmune. En la medida en la que no le brindemos al agresor un terreno fértil para reproducirse, acabaremos con él. Por eso la relevancia de:

QUEDARTE EN CASA Y MEJORAR TUS MECANISMOS DE DEFENSA

Escrito por: Dr. Alexander O. Krouham


Referencias

(1) Cao B, Wang Y., et. al.; “A Trail of Liponavir-Ritonavir in Adults Hospitalized with Severe COVID-19”. NEJM. March 18, 2020. https://www.nejm.org/doi/full/10.1056/NEJMoa2001282

(2) Lecrubier A.; “COVID-19: ¿podría ser hidroxicloroquina un tratamiento efectivo?” Medscape. Marzo 19, 2020. https://espanol.medscape.com/verarticulo/5905175?src=mkm_latamkt_200320_mscmrk_escoronavirus_nl&uac=217221CT&impID=2317430&faf=1#vp_1

(3) Hamblin J.; “You're Likely to Get the Coronavirus”. The Atlantic. February 20, 2020. https://www.theatlantic.com/health/archive/2020/02/covid-vaccine/607000/

NOSOTROS
RECURSOS

Blog

CONTACTO
NEWSLETTER

Únete a la comunidad de Vita Plenus® y recibe la información más reciente acerca de salud y felicidad.

  • Vita Plenus
  • Vita Plenus
  • Vita Plenus
  • Vita Plenus

Ave. Reforma 2654 - 203. Colonia Lomas Altas, México, CDMX. 11950

Vita Plenus® 2020