Moldeando en cerebro: el proceso de transformación

Actualizado: 7 de sep de 2018

Cada experiencia y vivencia estimula la producción de sustancias químicas que modifican al sistema nervioso creando nuevas células cerebrales y conexiones entre las ya existentes. Dependiendo de la relevancia y de los patrones de repetición de las señales se crearán memorias o recursos que el cerebro utilizará en el futuro para adaptarse y desarrollarse.



Mente y Cuerpo

El cerebro es el órgano, con sus diferentes estructuras, vías de comunicación y elementos químicos, que realiza funciones determinadas. La mente representa las experiencias y vivencias, los sentimientos generados por estas y su eventual instalación como recursos sicológicos. La mente ejerce un efecto transformador del cerebro, tanto en su función como en su estructura.


Recursos

Ejemplos de estos son: resiliencia (capacidad de tolerancia), optimismo, auto regulación, auto estima, introspección y seguridad. Estas sensaciones producen reacciones placenteras, creando las condiciones propicias para el desarrollo y el aprendizaje.


En su mayoría no dependen de la herencia sino que son adquiridos por un proceso que conlleva diferentes etapas:



Mecanismos de aprendizaje

Dependiendo de las circunstancias, diversos eventos a nivel cerebral se conjugan para aprender algo y para generar los recursos mentales. Desensibilización de conexiones cerebrales (sinapsis), creación de nuevas conexiones, modificación de la expresión de los genes, generación e integración de nuevas células cerebrales (neuronas), aumento de la conectividad entre regiones, alteración de la actividad neuroquímica, modulación de las hormonas de estrés, etc.

En la medida en que una experiencia se repite es mayor la probabilidad de que se instale como un rasgo permanente. Mientras más practiquemos la compasión, la gratitud o la resiliencia aumentarán estas capacidades en nosotros mismos. Aunque las experiencias positivas generan sensaciones agradables, eso no equivale a aprendizaje ya que si la activación no produce instalación no se crea el recurso.


Tendencia a la negatividad

Durante los millones de años de evolución nuestro sistema nervioso se ha preparado más para evitar el castigo que para recibir gratificación. De ahí que busquemos las malas noticias, nos concentramos en ellas, las magnificamos, las instalamos de manera eficiente como memorias y creamos círculos viciosos con eventos similares.


Aprendiendo a aprender

El secreto consiste en convertir estados positivos en recursos útiles, pasando de la activación a la instalación. Para lograrlo podemos recurrir a ciertos apoyos o herramientas que despiertan la consciencia: apertura mental, “mindfulness”, emociones, estado de alerta, respaldo social, repetición, vinculación con otras actividades, motivación, sensación de bienestar, elaboración, etc.



El objetivo es aprender de las experiencias presentes, prepararnos para las futuras y consolidar las pasadas. A través de técnicas de respiración, visualización y meditación nos compenetramos con la vivencia y la integramos a nuestro ser. Cuando enriquecemos y nos concentramos en emociones como gratitud, compasión, amor o cualquier otra las hacemos nuestras y las instalamos como recursos permanentes.


Tenemos la capacidad de modificar patrones mentales para convertirnos en mejores personas y más felices.

Así como entrenamos al cuerpo para desarrollar actividades físicas, debemos hacerlo también con la mente. Deberá ser un esfuerzo activo y no pasivo, en el que nos valoremos y nos tratemos con bondad. Al desear beneficios para los demás los obtenemos para nosotros mismos y, por añadidura, cambiamos al mundo.


Valorando nuestras fortalezas y flaquezas emocionales los Health Coaches (Asesores de Salud) capacitados en Medicina Funcional nos orientan y guían en este proceso de aprendizaje. No se trata de seguir indicaciones sino de entender y comprender aquello que nos mueve y emociona para expandir nuestra consciencia.


En las próximas comunicaciones hablaremos de la mecánica del cambio neurológico, de los elementos necesarios para lograrlo y del impacto de estas acciones en una gama de padecimientos.



Referencias

Hanson R.; “Positive Neuroplasticity: Using the Mind to Sculpt the Brain”. IFM Annual International Conference. Junio 1, 2017.


#felicidad #medicinafuncional #plenitud #aprendizaje #menteycuerpo #meditacion

NOSOTROS
RECURSOS

Blog

CONTACTO
NEWSLETTER

Únete a la comunidad de Vita Plenus® y recibe la información más reciente acerca de salud y felicidad.

  • Vita Plenus
  • Vita Plenus
  • Vita Plenus
  • Vita Plenus

Ave. Reforma 2654 - 203. Colonia Lomas Altas, México, CDMX. 11950

Vita Plenus® 2020