Detoxificación: una terapia integral, no solo una dieta de jugos

Los programas de detoxificación han cobrado gran relevancia en los últimos 20 años, principalmente porque la carga de toxinas del medio ambiente ha incrementado notablemente con el uso de pesticidas, BPA, fertilizantes, antibióticos, aditivos y otras sustancias que incrementan nuestra exposición de toxinas, esto aunado a nuestro estilo de vida actual sedentario, con altos niveles de estrés y pobre calidad de sueño , conllevan a una incorrecta depuración de sustancias tóxicas.



Ya hemos planteado en artículos anteriores la importancia de dar apoyo a los órganos encargados del proceso de detoxificación, pero cuando se habla de un programa detox no sólo es cuestión de tomar litros de jugos durante todo el día. Las estrategias de detoxificación pueden ir desde eliminar alimentos a los que presentas sensibilidad (identificándolos mediante pruebas especializadas), hasta la restricción calórica intermintente (ayunos), baños de sauna o suplementación de ciertos nutrimentos o antioxidantes.


El objetivo de una terapia de detoxificación es proveer los nutrimentos necesarios para facilitar los mecanismos involucrados en el procesamiento y excreción de toxinas. Un programa Detox mejora los síntomas y aumenta el estado de bienestar de la mayoría de los individuos. Específicamente, aquellos que siguen este programa de manera individualizada, reportan disminución en los niveles de fatiga y dolor crónico, mejora de la función mental, cognitiva y del estado de ánimo, ciclos de sueño más satisfactorios, y pérdida de peso.


Es por eso que el comienzo de una terapia de detoxificación no necesariamente se realiza en personas con una enfermedad diagnosticada, puede ser muy útil para personas que presentan falta de energía, fatiga crónica, fracaso para perder peso, o simplemente para mejorar la salud en general.


Las toxinas pueden encontrarse en diversos lugares: alimentos, aire, agua, incluso en productos de cuidado personal. Lo mejor al iniciar un programa de detoxificación es primero remover las sustancias tóxicas de los alimentos y bebidas que consumimos al máximo posible.

Aunque es una terapia que debe ser guiada de manera cercana por un nutriólogo, a continuación te presentamos algunos consejos para que puedas empezar a disminuir el consumo de sustancias tóxicas:

  1. Elegir carnes magras, ya que la mayor parte de pesticidas se almacenan en el tejido graso

  2. Comprar alimentos orgánicos (buscar certificación en la etiqueta) en la medida de lo posible.

  3. Quitar la hoja externa de algunos productos (ejemplo, lechuga o cebolla)

  4. Remover residuos de pesticidas, ceras y fertilizantes al lavar bien frutas y verduras con un jabón biodegradable o de castilla.

  5. Evitar comprar productos con conservadores como BHT, BHA, benzoato y sulfitos, así como colorantes amarillo #5 y 6, así como endulzantes artificiales como sucralosa y aspartame.

  6. Evitar productos enlatados como carnes o pescados, así como agua de botellas o contenedores de plástico por la presencia de bisfenol-A (BPAs) y otras sustancias derivadas del plástico que pudieran causar un desequilibrio de la función endócrina.

  7. Asegurarse de usar agua filtrada no sólo para tomar, sino para cocinar y lavar alimentos.

#recetassaludables #jugosdetox #detox #healthysnack

NOSOTROS
RECURSOS

Blog

CONTACTO
NEWSLETTER

Únete a la comunidad Vita Plenus® y recibe la información más reciente acerca de salud y felicidad.

  • Vita Plenus
  • Vita Plenus
  • Vita Plenus
  • Vita Plenus

Ave. Reforma 2654 - 203. Colonia Lomas Altas, México, CDMX. 11950

Vita Plenus® 2020